RELACION DE HISTORIAS O PATAKIN DE OYEKUN DI.





Donde Orunmila marco ebbo con mono.

Patakin:

Hubo una persona que tuvo un sueño que se había caído dentro de un hoyo y que allí se encontró con un viejo este le dio una cosa diciéndole; que le preguntara a Orunmila que cosa tenia que hacer. Orunmila lo mando a que tostara ajonjolí y se embarrara todo el cuerpo, y que se subiera arriba de un palo y se hiciera el muerto. Así lo hizo y todos los monos al pasar decían: “si esta muerto”. Al pasar el último, le echo garra y se lo llevo para hacer limpieza.

Nota: cuidado con la trampa y con una persona maligna que vive en su casa.

Donde los santos se amotinaron ante Olofin.

Patakin:

Toda la gente de la ciudad se amotinaron para mostrarle su descontento a Olofin. Orunmila había hecho ebbo y oddun le había aconsejado que a donde el fuera siempre llevara la chiva. La gente vino a buscar a Orunmila y este se negó a ir con ellos, pero tanto dieron que lo llevaron a la fuerza; no obstante Orunmila fue con su chiva, y como la llevaba con una soga larga a cada rato, por el camino se le enredaba la soga. La gente se ponía a hablar con Orunmila, al ver que este se ponía por el camino a desenredar a la chiva; y decían que semejante cosa solo se le ocurría a Orunmila. Pero Orunmila no hacia caso. Se cansaron de esperarlo y así todos fueron llegando a casa de Olofin; ya este estaba enterado a lo que estos venían por lo que los mando a pasar a un cuarto donde oggun, les iba cortando la cabeza a todos. Entonces llego Orunmila y Olofin le pregunto; a que debía su visita?. Orunmila le contesto, que un gran numero de personas lo había sacado de su casa a la fuerza y que el no sabia a que ellos venían, pues el había venido en contra de su voluntad. Olofin le pregunto que si el quería algo, y Orunmila le respondió que nada, que el estaba bien. Entonces Olofin abrió el cuarto y Orunmila vio a todos sin cabeza. Y el recibió muchos regalos.

El bochorno.

Patakin:

En una tierra había un personaje llamado oye, el cual decidió casarse con una mujer de su propia tribu, pero en esa tribu era costumbre que antes de casarse había que ir a registrarse con los adivinos; también existía la costumbre de que cuando las mujeres se casaban, tenían que sacar o poner una bandera en señal de que ya no eran señoritas. Cuando oye se fue a registrar los adivinos le vieron este IFA y le dijeron que tenia que hacer ebbo con akuko, opolopo owo y demás ingredientes para que así su pene no lo hiciera quedar mal y por lo tanto no pasara un gran bochorno. Oye que era una persona muy económica, no quiso hacer el ebbo, ya que el decía que su pene estaba bien y por lo tanto no creía lo que le habían dicho los adivinos. Cuando oye se caso, como es natural llevo a su novia para su casa, pero sucedió que el no pudo tener relaciones sexuales con la novia pues como le habían advertido los adivinos, el pene no le funciono. Entonces la novia al otro día, no pudo sacar la bandera que todas las mujeres señoritas sacaban, para dar fe de que ya eran señoras. La gente empezó a murmurar de la mujer de oye, pero ella seguía pacientemente esperando, pero al ver pasar los días y el seguía en la misma situación, no tuvo mas remedio que abandonarlo y explicar a la tribu lo que pasaba, para guardar su honor, por lo que quedo limpia de culpas las gentes de allí, después, cuando pasaban frente a la casa de oye le gritaban: “aquí vive oye, que esta muerto de la cintura para abajo”. Así por no gastar el owo oye quedo abochornado ante su tribu.

Hay muchas cosas mas importantes que el dinero.

Patakin:

En un tiempo iwin (la babosa) fue a registrarse y le vieron este IFA, donde decía que debía hacer ebbo para que la respetaran; pero ella dijo que su dinero no lo iba a botar en eso ya que ella no era creyente y por lo tanto no hizo absolutamente nada, y por el contrario salió hablando mal de los awoses. Por eso desde ese tiempo para acá nadie respeta a la babosa, la gente la cogen con las manos sin temor a que les pase nada, ya que todo el mundo sabe que ella no tiene con que defenderse.


Porque orunmila no pasa por cabeza de nadie.

Rezo: oyekun di leri ni gbogbo orisha pinu olofin kuri latino orisha leri bogbo ko kogna leni eleri ni awo orunmila esi eleri ni omo minu olodumare moddu kuesun lo alodo ire.

Patakin:

Olofin, después que concibió la tierra y le dio poder a todos los orishas, así como el ashe, pensó que había terminado su labor, pues a los orishas le dio la virtud de que con su poder astral, pudieran enviar su forma como una radiación a la tierra, y pudieran irradiar al mismo tiempo a varias personas que fueran protegidas del orisha que la enviaba. Cada una de las personas que recibía aquella radiación dejaba de ser como había sido momentos antes de recibirla, para convertirse en un ser, que al hablar, decía cosas que ellos mismos ignoraban, pues estaban poseídas de la divinidad (montadas por el orisha). Al principio de este fenómeno que se producía en los seres humanos, todo se desenvolvía normalmente, pero pasado un buen tiempo, todo empezó a cambiar, al extremo que cada cual se creyó superior al otro, comenzando las guerras, tanto armadas, como en base al conocimiento exotérico como no exotérico (secreto como no secreto). La guerra y la distención estuvieron a punto de diezmar a los habitantes, cada cual se creía un dios de acuerdo a los conocimientos adquiridos, pero un día, Olofin mando a elegba a inspeccionar la tierra para que le informara como se encontraban sus moradores. Elegba se dio a la tarea encomendada por Olofin, pero lo que vio le causo gran enojo; dirigiéndose a uno de aquellos que decían ser sabios, le pregunto: “cual era la causa de la guerra que existía en la tierra”, a lo que el interrogado respondió: “que el era hijo de ozain, y que su padre le había concedido el ser uno de los hijos mas vilegiados, ya que ozain venia en su cabeza, proporcionándole los conocimientos que el necesitaba, por lo que era el mas sabio de todos ellos”. A elegba no le gusto la forma fatua de aquel individuo y le dijo: “a Olofin no le va a gustar la forma en la cual ustedes se comportan, porque tanto el como los orishas, no aceptaran como buenas las actitudes de ustedes, pues esa guerra no puede existir. El hijo de ozain le contesto a elegba, “que el era el rey, y no iba a permitir que nadie lo destronara”. Elegba se fue molesto por aquel encuentro y siguió investigando entre los humanos, recibiendo de estos casi las mismas respuestas entre todos los encuestados, por lo que fue a ver a Olofin y le narro todo lo que había investigado. Olofin después de escuchar la narración de elegba, se puso a meditar sobre los sucesos en la tierra, y decidió enviar allí a los orishas, para que estos le hablaran a sus respectivos hijos para que modificaran sus conductas. El primero que envió fue a obatala, fracasando este en sus gestiones, entonces Olofin siguió enviando a los demás orishas, pero todos fracasaron en su gestión. A Olofin no le quedaban mas orishas que enviar a la tierra, pero en eso, se acordó de Orunmila y lo mando a llamar, cuando este llego le dijo: “te he mandado a llamar, porque ya he enviado a la tierra a todos los orishas para que arreglaran la situación reinante entre los habitantes de la tierra, pues ellos están enfrascados en una guerra que puede ser la causa de su destrucción total, pues todos los que son poseídos de la fuerza astral de un orisha se creen a buscar, para ver si tu puedes arreglar esa guerra”. Al escuchar a Olofin, le dijo: “yo le prometo que he de arreglar esa guerra que existe en la tierra, que he de arreglar a todos los humanos, pero mientras yo no lo pueda enmendar, yo no bajare en cabeza de nadie”. Olofin le dijo entonces: todos iban a eshu siendo la causa esa por lo que Orunmila no pasa por cabeza de nadie.

El pueblo de la ingratitud.


Patakin:

En este camino cierta vez Orunmila hubo de luchar mucho en aras del pueblo donde residía; pero resulto que ese pueblo no supo agradecer a Orunmila su sacrificio al punto de que Orunmila se canso de tantos esfuerzos y comenzó a aburrirse y desearse la muerte. Orunmila se fue del pueblo y fue a parar a una cueva en las afueras; entonces comenzaron a ponerse las cosas muy malas en el pueblo. Un habitante tratando de arreglar la situación fue a examinarse con otro awo, donde le salió que tenia que hacer ebbo, este lo hizo y lo llevo para una cueva y al poner su ebbo y entrar en la cueva se encontró con Orunmila y al verlo se asusto y salió corriendo. Orunmila lo llamo y este le conto su situación y Orunmila le dijo: “toma estos 4 pedazos de coco para cuando quieras hablar conmigo y cuando tu vengas ven solo, pero ven tirando cocos y desde aquí yo ayudare al pueblo a través de ti, pero en ese pueblo yo no entro nunca mas.
Maferefun Orunmila.

El mundo estaba malo y dios mando a orunmila para que lo arreglara.


Patakin:

El mundo estaba malo y Orunmila dijo que lo iba a componer y dios le pregunto: “que tiempo te vas a estar, pero Orunmila no dijo el tiempo en que iba a permanecer en la tierra. Cuando llego a la tierra donde las mujeres no parían nunca fue a parar a una casa donde nadie lo conocía y pidió posada y le dieron alojamiento y entonces le preguntaron como se llamaba y el le dijo: yo me llamo oyekun di. Y que oficio tiene usted?. Mi oficio es hablar respondió Orunmila. Bueno entonces hable para oírle. Orunmila dijo: ponga su dinero para ello en el suelo y entonces yo hablare; lo pusieron y entonces el tomo el okpele, tiro y salió oyekun di y agrego: ustedes viven por vivir, comen por comer duermen por dormir; tienen que hacer rogación con: eure, owunko, abeboadie, eyele, akuko y a continuación orunmila le hizo una limpieza a las mujeres y las mismas empezaron a parir ilecur ona oba; y aquellos que eran babalawos
Comenzaron a aprender con Orunmila.

Donde Orunmila no se sumo a la conspiración contra Olofin.

Patakin:

Cierto día Olofin salió a cazar al campo, pero en un camino se habían reunido todos los reyes para pelear y acabar con el. Olofin enterado, mando a buscar a oggun para que le arrancara la cabeza a los que querían matarlo y después echara sus cabezas en un hoyo. Solamente faltaba Orunmila, este le rogo la cabeza y cuando Olofin se calmo, oggun le dijo: Orunmila es muy pícaro y sabe siempre lo que pasa, cuando la guerra con sus enemigos yo me lo encontré y lo convide a entrar y el me dijo; estoy bien aquí, yo no debo entrar donde se este conspirando contra Olofin, y esto lo salvo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada